Por: Don Vladi

 

 … que no hay espacios, que no hay apoyo, que no hay bandas, que la producción musical, que ninguna banda viene a Ecuador, que la escena, que el movimiento, que si tuviéramos los equipos, que si tuviéramos el dinero, que si viviéramos al otro lado del charco, que en Estados Unidos, que en Europa, etc. 

¿Se te hace familiar?

En diciembre del 2015 se escuchaban las mismas quejas que se siguen escuchando hasta hoy. La solución no era armar polémica en facebook ni mucho menos quedarse de brazos cruzados.
La Cabina del Terror nació como una idea espontánea para proporcionar un espacio a artistas de todo tipo en el cual puedan expresar sus habilidades y plasmarlas en tiempo real. Los equipos han ido mejorando con el tiempo y el aprendizaje personal ha sido continuo. Está abierto al trueque porque considero que el dinero no tiene que limitar la creatividad ni el arte.

En la actualidad constituye un documento histórico y referente mundial de sesiones audiovisuales grabadas en vivo y se convertirá en documento de análisis para futuros estudios sociológicos y antropológicos, convirtiéndose en un aporte no solo para el arte y la cultura sino también para la educación. Defendiendo la libre expresión, la CABINA DEL TERROR es un canal independiente libre de censura.
No me he inventado nada, solo he creado un programa funcional de Sesiones en Vivo guiado por varias influencias como los Peel Sessions, HeadBangers Ball, y San Viernes

 Tomado del muro de Facebook de Andrés Utreras E., Jefe de Operaciones en Pluteras Recs. y Director General de Operaciones en la Cabina del Terror.

 

 

Para arrancar este relato primero me voy a referir a una realidad existente en muchos países del mundo alrededor del rock. Existe una incomprensión tan vasta hacia la música extrema que siempre se ha marginalizado a los géneros musicales más cercanos a las diversas variantes del metal, al punto de restarles toda forma de oportunidades.

 

Entre estas oportunidades podemos mencionar varias que deben formar parte de la vida de todo artista. La posibilidad de educarse o sofisticar sus intereses y habilidades, la posibilidad de difundir su trabajo o ser tomado en cuenta por medios de difusión, la posibilidad de acceder a recursos obvios de una carrera musical como grabar, hacer videoclips y otras opciones que son muy lejanas para músicos de estilos extremos o que no disponen de suficientes recursos.

 

En mi camino como músico me he topado con estudios de grabación y medios de comunicación que convierten la posibilidad de acceder a esos recursos una auténtica utopía para mucha gente. Y en ese camino me encontré con iniciativas tales como Escena en Kitu, de la que ya hablé anteriormente y hoy voy a hablar de Pluteras Recs.

 

Durante los últimos años, el trabajo que Pluteras Recs. viene realizando sería, para cualquier entendido en music business, un intento suicida de apoyar a una escena que sufre de muchas desventajas, sin dejar de lado el hecho de que especialmente en el mundo del metal existen otras complejidades que golpean tanto a artistas, como productores y fans. Pero en este artículo no se trata de criticar esos fenómenos sino de poner en alto iniciativas que ayudan a que la gente se queje menos en redes sociales y se dedique a producir más.

 

En ese punto, y con esta breve introducción les voy a hablar acerca de mi experiencia personal, y la oportunidad de hablar con el cerebro detrás de Pluteras Recs., Andrés Utreras E., sobre por qué el que la Cabina del Terror haya llegado a su video #200 es un hito para la historia de la música en Ecuador.

 

 

La historia

 

Si bien pudiste haberte confundido, estimado lector, porque mencioné los nombres de Pluteras Recs., la Cabina del Terror y Andrés Utreras, y no expliqué el cómo se conectan estos nombres, lo voy a aclarar ahora mismo.

 

Andrés Utreras E. es un músico ecuatoriano quien tiene afición personal hacia la música extrema, y actualmente como artista desde tres bandas, las cuales son Destruye y Destruye (Grindcore), Disbrigade (Crust Punk) y Derecho a la Muerte (Death Metal). Pero además de ello es especialista en fotografía, grabación de estudio, sonido y edición de video.

 

Todos estos talentos sumados han forjado su productora Pluteras Recs. (o Pluteras Records), de la cual su primer documento audiovisual data de octubre de 2003, en formato casette, y sobre el cual el mismo Utreras confiesa que no contaba con las mejores condiciones técnicas, pero que desde entonces hasta el presente se ha recorrido por un largo camino de aprendizaje.

 

Entonces ahora que hemos llegado a Pluteras Recs. hay que explicar exactamente a qué se dedica esta productora musical:

 

  • Estudio de grabación musical.
  • Sala de ensayos para perfeccionamiento de bandas.
  • Servicios de fotografía y diseño para músicos.
  • Productora audiovisual y,
  • Cabina del Terror (sesiones de grabación en vivo, en formato audio y video a costos asequibles), con difusión en un canal de YouTube.

 

Con esta aclaración es importante explicar que desde que se lanzó el primer video de Cabina del Terror, que se publica todos los días jueves ininterrumpidamente desde diciembre del 2015, el 22 de agosto de 2019 se postea la cabina número 200, en la cual se ha logrado la difusión de 197 bandas de diferentes partes del mundo, y aunque Andrés es más cercano a la música extrema, el espacio está abierto a todas las propuestas, sin discriminación de géneros musicales.

 

Al conversar con su creador, han existido diferentes colaboradores en áreas de asistencia de sonido o video, pero en realidad el compañero de trabajo que más tiempo acompañó al proyecto fue su perro, llamado Susto, quien luego de 17 años de vida y 100 cabinas grabadas dejó este mundo el 27 de noviembre de 2017.

 

Este dato es importante porque para quienes los conocimos en persona, pudimos dar fe de que se trataba de dos seres vivos de una personalidad extremadamente cálida, quienes siempre acompañaron a bandas de música extrema, sentados en el control room del estudio de Pluteras Recs. ubicado en el sector de Las Casas en el centro occidente de Quito.

 

Utreras confesó que la compañía de Susto lo motivó a que el espacio también pueda expandir un poco de su filosofía y ser ‘pet friendly’, además de estar decidido a aportar con su marca en favor de iniciativas que apoyen a animales y mascotas.

 

Filosofía

 

Como expliqué en la introducción de este relato, no pude evitar preguntar las motivaciones de Utreras para dedicar su vida a grabar y publicar cada semana a bandas que no forman parte de la lógica comercial de la música a gran escala, y además de ello hacerlo por precios muy bajos para artistas, pero que dificultan mucho la sostenibilidad de un negocio de producción musical.

 

La respuesta fue simple pero contundente: “parte de un concepto de que el arte no sea elitista, sino de acceso para todos, asequible, o bien por medio de un acuerdo en el que los artistas no paguen con dinero sino a través de diferentes posibilidades de trueque”.

 

No se dijeron más palabras al respecto del tema económico. El interés en profundizar tuvo que ver más bien con el asunto de la importancia que tiene la ejecución en vivo de los músicos, que para Utreras es de lo que realmente se trata la Cabina del Terror.

 

En primer lugar se llama así por la influencia de varios ingredientes, entre los cuales explicó que el cine alemán de horror en blanco y negro jugó un papel preponderante en su inspiración personal para crear el proyecto.

A esto se sumó la influencia que en mucha gente (me incluyo) tuvo el show de TV, Headbangers, transmitido por MTV en los años 90, así como los espectáculos MTV Unplugged (en particular de Nirvana, confesó), y el show japonés Noise Blur Sessions, que se graba con teléfonos celulares en formato B/N.

 

El segundo aspecto clave de la existencia de la Cabina del Terror y que no obedece prioritariamente a una lógica comercial, es de motivar a nuevas generaciones a que se involucren en producción musical y que recuerden que no se trata de tener una enorme cantidad de dinero sino de continuar siempre en procesos de los cuales los involucrados continúan aprendiendo mientras los pongan en práctica de forma permanente, lo cual aplica para músicos y productores.

 

El tercer aspecto es sobre la experiencia de la Cabina del Terror como para aprender a formar siempre equipos temporales de trabajo en diferentes aspectos de la vida, lo cual entrena a las personas, especialmente a las involucradas con las artes a siempre buscar lograr proyectos cada vez más grandes.

 

Y finalmente tomar la oportunidad de inmortalizar la música y, en el caso particular de la Cabina del Terror, constituir un documento histórico de la música del Ecuador que normalmente no figuraría entre los archivos tradicionales, tanto por tratarse de música extrema, como por no formar parte de los estilos de música mainstream, pero que no por ello son inexistentes de la memoria de nuestro país.

 

En palabras de Utreras, la intención es la siguiente: “dejar un documento histórico que pueda ser un referente cultural… son 197 bandas y 200 videos que tal vez ahora no tienen relevancia pero con el paso de los años obtendrán más valor… como algo que pueda ser examinado por futuras generaciones y puede aportar a la educación… al inicio no existió un objetivo específico de lograr 200 cabinas, pero ahora que sucedió la intención es no sólo quedarse en 200”.

 

Por ello, la siguiente parte de este reportaje se refiere a ejemplos elegidos por el propio Andrés Utreras, respecto de lo conseguido en los últimos cuatro años, liderando la Cabina del Terror.

 

 

 

 

 

 

Trascendencia

 

Pocas personas podrían decir que tuvieron el gusto de ser ecuatorianos y grabar a Skullfist, No Token o Anvil, y uno de ellos es Andrés Utreras. Si no conoces quienes son los últimos que mencioné, te recomiendo que veas el documental de esta banda canadiense en Netflix, y con eso podrás aclarar muchas dudas.

 

Además de ello está la oportunidad de grabar a bandas de todas partes del mundo, que han llegado al estudio ubicado en Las Casas, eso no es poca cosa, pero para hablar de ello lo mejor es verse la edición completa.

 

Esto ha sido posible a través de un uso mucho más apropiado de redes sociales que el clásico de escupir odio, y eso lo reconoce Andrés, pues se ha permitido contactar a músicos y productores de diversos países, con la capacidad de superar largas distancias.

 

Aunque la real historia de ello proviene de un blog que él mismo creo en 2010 para difundir entrevistas, reseñas y descarga gratuita de material de bandas de música extrema, lo cual evidencia que los esfuerzos de Pluteras Recs. como todo proyecto de trascendencia, obedece a un proceso de varios años.

 

A manera de cierre no planificado, quiero dedicar la elaboración de este reportaje a Emiliano, vocalista de Los Mierdas, quien dejó este mundo el 5 de agosto de 2019, mientras preparábamos los materiales para la elaboración de este documento con el cual busco rendir mis respetos a auténticos héroes sin capa, con los que cuenta nuestra industria musical nacional.

 

Esta fue la Cabina del Terror de Los Mierdas en 2018.

 

Share This