Por: David Pinto/ Redacción Radiola

El Festival Sonora inauguró su tercera edición este miércoles 6 de noviembre a las 19h30 en el Teatro Capitol, se presentaron: Sr. Maniquí (Mariela Espinosa de los Monteros), María Katherina, Sol Córdova, Karina Clavijo, Anémona (Poli Giacometti) y Adriana Pérez. Algunas presentaron un set más íntimo, otras estuvieron acompañadas de músicos y Karina Clavijo junto con las demás integrantes de su proyecto, las Damas Juanas, cerraron el concierto entre fiesta y baile. El evento fue un abrebocas para las demás fechas del festival, el 19 y 20 de noviembre en el Teatro Variedades. Un total de 12 compositoras de Ecuador, Chile, Lituania, Venezuela y República del Congo fueron acogidas dentro del festival.

Sonora nació de la necesidad de abrir espacios para las mujeres compositoras en Brasil, que fue el país en el que se ejecutó por primera vez esta iniciativa. Poco a poco, alrededor del mundo, se fueron abriendo espacios para que el festival se replique siguiendo los pasos de las organizadoras y compositoras de Brasil, fue así que Sonora llegó a 16 países y 72 ciudades, tales como Dublín, Barcelona, Valencia, Buenos Aires, Concepción, Río de Janeiro, entre otros. 

El festival abre las puertas a un sin número de artistas que, en el circuito común del medio musical de cada país, no han sido tan reconocidas. Con esta iniciativa las organizadoras quieren reivindicar y promover a cada una de las compositoras tanto en el medio artístico, profesional y económico, dejando tras de sí una red de creadoras que fortalezca las antiguas relaciones y cree nuevas para futuros encuentros musicales y de vida.

Carolina Lizarzaburu, organizadora del festival y una de las cantautoras que se presentará en estos próximos días, nos contó que fue María Nohel, que en aquel entonces estaba encargada del festival en Uruguay, la que se puso en contacto con ella para ver si era posible llevar Sonora a Ecuador. En un inicio montó el festival junto con su esposo, Pablo Villacís, que también es músico. Relata que fue difícil, ya que nadie había escuchado hablar del festival, además de la complejidad de atraer al público a un evento distinto. Carolina siente que tuvo la suerte de encontrarse con un grupo grande de chicas que participaron y que ayudaron a que el festival se mantenga.

En el segundo festival (Sonora 2018) el interés y asistencia aumentó, lo que dio a entender que poco a poco la relación con el público ha ido cambiando. Incluso, para esta edición, el festival fue seleccionado por la Secretaría de Cultura para ser parte de la Agenda Cultural Participativa del 2019. Gracias a esto el festival pudo catapultarse con más fuerza y convocar a más personas a esta reunión de grandes artistas femeninas.

Share This